Economía feminista. Cómo construir una sociedad igualitaria (sin perder el glamour) está en las librerías desde diciembre del año pasado y cada vez en más manos mujeres y hombres que quieren comprender las desigualdades de género y construir un futuro más equitativo.

El libro, declarado “de interés social en el ámbito de la mujer” por la Legislatura porteña, fue escrito por la economista Mercedes D’Alessandro y recorre -entre datos cuantitativos y ejemplos- realidades cotidianas del género femenino.

BYC: ¿Cuál es el objetivo del libro? ¿Qué impacto esperaban generar?

VG: “En principio surgió de forma espontánea en discusiones por redes sociales con otros economistas que negaban la diferencia salarial o laboral entre los dos géneros. Ante eso nos vimos a necesidad de fundamentar con datos duros la existencia de esas brechas. Luego el público cambió -a más personas les interesó lo que publicábamos- entonces el objetivo también. El libro fue resultado de ese proceso y de la información que fuimos recaudando para informar”.

Los datos recopilados están basados en organismos oficiales, nacionales e internacionales.”Nuestro rol es difundir esta información”, nos comenta Violeta Guitart, economista de la Universidad de Buenos Aires y parte del equipo Economía Femini(s)ta. 

Virginia Woolf, Lisa Simpson y Peggy Olson son algunos de los reconocidos personajes a los que hace referencia la autora. La búsqueda por la independencia económica y el crecimiento profesional sin barreras va en crecida y más allá de que cada vez es menor la brecha entre los dos sexos, el género femenino lucha con firmeza por la paridad.

De hecho, solo el 7% de los altos cargos ejecutivos son ocupados por mujeres; y en ésta área existe una brecha salarial del 40%. Por otro lado, hay muchos países que han implementado políticas que promueven el acceso de las mujeres a cargos altos. Los países nórdicos, por ejemplo, tienen cupos que obligan a que el 40 o 50 por ciento de los puestos altos sean ocupados por mujeres; incluyendo cargos públicos.

Las marcadas diferencias en el plano laboral las llevan a querer buscar alternativas, una de ellas es emprender porque en ellos pueden encontrar independencia, flexibilidad y satisfacción personal.

BYC: En el último tiempo surgieron muchos emprendimientos y se dan, en gran parte, por mujeres ¿Qué creés que significa esto? 

VG: “Por un lado me parece destacable, porque da independencia económica, ingresos, una ocupación y genera trabajo. El futuro se va a ver reflejado en el tipo de emprendimiento. Por otro lado, me genera una cierta desconfianza de que quizás sea un desempleo encubierto o que sean mujeres universitarias que no han logrado compatibilizar el ambiente laboral con tener una familia, ya que estos emprendimientos dan más flexibilidad que el trabajo formal no brinda”.

BYC: ¿Qué relación tiene la mujer con el dinero, existe diferencia con la relación que tiene el hombre?

VG: “Hay mucho prejuicio social: que la mujer es menos racional con el dinero y los gastos que el hombre… y esta idea se traslada al consumo. Sin embargo, cuando se analizan los datos, el consumo básico para el funcionamiento de los hogares (comida, higiene, ropa para los niños) es entre el 60 y el 70 por ciento hecho por mujeres”.

De esto, se deduce que el consumo del género femenino mueve a niveles significativos la economía nacional; no solo porque toman la mayoría de las decisiones de consumo para el núcleo familiar si no porque el simple hecho de ser mujer significa un nivel de gastos mayor. El pink tax (“impuesto rosa”) es evidencia de esto. Se trata del sobreprecio que encarece algunos productos de consumo masivo al estar destinado para mujeres. Esto profundiza la brecha salarial -del 27,2% en la Argentina del cual solo un 12,6% puede ser explicada por elementos que corresponden al mercado de trabajo (nivel de educación, experiencia laboral, sector económico, región, intensidad laboral y ocupación).  

Debemos comprender la importancia de la igualdad de derechos en los tiempos que corren, que la construcción de una sociedad libre y solidaria está en manos de cada uno de nosotros y, más que nada, que la ganancia de unos no siempre significa una pérdida para los otros.

#ZOOM

En la página oficial de Economía Femini(s)ta se ofrecen desde cursos online y eventos a los que ir hasta discusiones de género como la campaña #Menstruacción, #NiUnaMenos y el papel de las mujeres en la ciencia. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s